Guía rápida para entender las cláusulas suelo y considerar lo que hacer al respecto

Cláusula suelo

(Esta entrada se irá actualizando conforme se produzcan incidencias o se presenten nuevas dudas)

Con vocación de breviario, e intentando alejarse de tecnicismos y rigorismos jurídicos, intentaremos explicar las denominadas cláusulas suelo, para que podamos saber, si en principio, lo lógico será consultar el caso concreto con un Abogado, podríamos reclamar por lo pagado de más.

No estamos por tanto ante un estudio jurídico y mucho menos aún ante un dictamen, sino ante una guía rápida que facilite la comprensión de un tema tan candente como mal explicado, por lo general y aun sin mala intención, por los medios de comunicación.

Empezaremos por el principio

¿Qué es una cláusula suelo?

Es la que en un préstamo (generalmente con garantía hipotecaria, o sea una “hipoteca”) con interés variable, impide que éste baje de determinado nivel.

Explicación

La mayoría de los préstamos con interés variable, vienen referenciados al Euribor (o al I.R.P.H. y este índice es otro cantar que ahora no afrontamos) de tal forma que el tipo de interés a aplicar, ciclo por ciclo, generalmente anual resulta de a lo que esté el Euribor, más un diferencial, por ejemplo de un punto porcentual. Dicho de otro modo, para un periodo de tiempo el interés será = Euribor + 1 (%).

La cláusula suelo será entonces, en el ejemplo explicado, la que impida que también a modo de ejemplo, el interés baje del 3´750%, y ello aunque el Euribor esté al 0´5, en cuyo caso según la fórmula antes propuesta el interés aplicable debería ser el 1´5% (0´5 del Euribor + 1 del diferencial pactado).

¿Todas las cláusulas suelo dan derecho a devolución?

¡No! Sólo las que sean nulas o si se quiere decir de otra forma, utilizando terminología de algún Ministro, inválidas.

¿Quién dice si las cláusulas suelo son nulas?

Lo puede reconocer la propia entidad bancaria o de crédito, incluso puede apuntar a ello el Banco de España, pero si la entidad bancaria niega que sus cláusulas sean nulas, lo deberá decidir un Juzgado.

¿Cuándo es nula una cláusula suelo?

Son muchos los ingredientes que juntos, o separadamente, pueden dar lugar a la nulidad de dicha cláusula. Mencionaremos sólo algunos, no sin antes advertir, que cuantos más concurran, más posibilidades habrá de que la cláusula sea nula, siendo algunos de esos elementos: la oscuridad o ininteligibilidad de la cláusula, la no advertencia, la desproporción, la inexistencia correlativa de techo, la imposibilidad de ser realmente contratada (influir en la redacción), inexistencia de oferta vinculante y periodo de estudio y reflexión, falta de transparencia, y un largo etc.

Aunque habíamos dicho que nos alejaríamos de disquisiciones jurídicas, para quien quiera profundizar, se menciona que tras años en que algunos Juzgados venían declarando nulas algunas cláusulas suelo, fue la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2.013, la que intentó zanjar la cuestión, y lo hizo en cuanto a la “definición” del asunto, pero sin embargo no dejaba reclamar lo pagado de más con carácter retroactivo, lo que ha variado la Sentencia del T.J.U.E. de 21 de diciembre de 2.016 provocando que se dictara el Real Decreto-Ley 1/2.017 de 20 de enero.

Avisando de que ese Real Decreto-Ley no es la panacea que se esperaba, acomodaremos a partir de ahora este breviario al mismo.

¿Para qué es el Real Decreto-Ley?

Para facilitar la devolución de las cantidades pagadas de más, con motivo de una cláusula suelo (nula) contenida en una “hipoteca” inmobiliaria, por los consumidores a entidades de crédito (por lo general Bancos o Cajas).

¿Quiere eso decir que si las cláusulas suelo se contienen en otro tipo de préstamos, o se dan entre otras personas o entidades no podrán reclamarse?

En mi opinión para que pueda reclamarse solamente se necesitará que la cláusula sea nula, lo que ocurre es que el Real Decreto-Ley se realiza sólo para las situaciones descritas.

¿Es sólo para “hipotecas” para compra de vivienda?

No. Para cualquier “hipoteca” en la que se responda del préstamo con un bien inmueble.

No se trata por tanto del destino que se le vaya a dar al dinero del préstamo concedido.

¿Quién es consumidor?

En términos llanos lo son las personas físicas (no sociedades ni similares) que adquieren los productos, para actividades ajenas a actividades comerciales o empresariales, profesionales o de un oficio, y las personas jurídicas (y otras) sin ánimo de lucro en los mismos términos.

¿Los que no sean “consumidores” no podrán reclamar?

Desde luego que en mi opinión podrán reclamar, pero no les será de aplicación el Real Decreto-Ley.

Sin embargo será más difícil para esos otros entes demostrar la falta de comprensión de la cláusula suelo, pero si la misma es nula igualmente podrán reclamar.

¿Cuál es el procedimiento para reclamar?

El afectado podrá reclamar:

  1. Por cualquier medio previsto en el Ordenamiento Jurídico, o,
  2. Poniendo en marcha el mecanismo previsto en el Real Decreto-Ley.

El mecanismo es optativo para el consumidor (podrá o no acudir a él) y obligatorio para la entidad de crédito,

¿Cuál es el mecanismo previsto en el Real Decreto-Ley?

Es muy sencillo en la tramitación. Otra cosa será el resultado que produzca.

El procedimiento es el siguiente:

Se inicia por una Reclamación Previa. (¡OJO! Las entidades bancarias y de crédito no están obligadas a comunicar al afectado, que está en situación de poder reclamar).

La reclamación previa abrirá un plazo de tres meses (en los que el afectado no podrá realizar ninguna otra actividad de reclamación ni acudir a la vía judicial).

Dentro de ese plazo el Banco deberá comunicar al reclamante:

  1. El cálculo de cantidades a devolver e intereses en forma desglosada y detallada, o bien
  2. La denegación de la petición expresando las razones.

Además de existir acuerdo, las cantidades (o compensación acordada) deberá estar a disposición del afectado en ese plazo.

Si transcurren los tres meses, sin contestación ni acuerdo (incluso porque no lo acepte el afectado), ni pago de lo ofertado, o si la entidad contesta en sentido negativo, se entenderá concluido el proceso extrajudicial y podremos acudir al Juzgado.

¿Estamos obligados a aceptar la cantidad que nos puedan ofrecer?.

No. En este caso se aconsejan dos actuaciones:

  1. Presentar por escrito en forma que deje constancia de la recepción, la liquidación que según nosotros es la procedente.
  2. Negociar.

No sólo una postura no excluye a la otra, sino que es importante y aconsejable que se acometan las dos a la vez.

¿Y si la entidad niega su obligación de devolver o no llegamos con ella a acuerdo sobre la cantidad a devolver?.

En ambos casos, deberemos acudir al Juzgado.

Si la entidad niega su obligación de devolver, se podría antes de ir a Juicio acudir al Banco de España, para que se pronuncie sobre la cláusula suelo.

Los costes del procedimiento y riesgos (condena en costas, o sea pagar a los Abogados y Procuradores de la entidad) deberán ser tratados individualmente, caso a caso, con su Abogado.

Si lo que hay es desacuerdo sobre la cantidad, y se va a juicio y luego no nos dan la razón nos impondrán las costas. Por tanto habrá que ser muy cuidadoso con la cuestión, y deberá contrastar con su Abogado, si conviene o no ir a Juicio por las diferencias que existan entre las cantidades ofrecidas y las que crea que le corresponden.

Ejemplo

Si creemos que nos corresponden 10.000 €. Y la entidad ofrece 9.500 €., desde un punto de vista práctico, no se justifica ir a juicio, pues arriesgamos simplemente en costas aproximadamente 2.000 €., para percibir 500 €. En estos casos, comprendiendo y asumiendo los riesgos, sólo se justificaría acudir al Juzgado, por cuestiones morales (¿Por qué se va a quedar el Banco con algo que es mío?).

¿Cómo nos podrá pagar el Banco?

El dinero se paga con dinero, y esta es la principal forma de pago. Otra forma de pago es, si tenemos la hipoteca vigente, que en lugar de pagarnos nos quiten parte del capital que todavía adeudemos.

No obstante, en mi opinión, por vía de acuerdo, se puede llegar a acoger cualquier fórmula de pago que tenga cabida en nuestro sistema de derecho, pero la entidad deberá ofrecer una valoración comprensible de esa otra forma de pago.

¿Con el sistema estructurado se podrá aprovechar la entidad de crédito?

Seguramente. Siempre podrá intentar “sisarnos” algo de lo que nos corresponda, y/o inducirnos a cobrar en la forma que a esa entidad más le interese. ¿Cómo? Pues según se ha explicado más arriba, si nos corresponden por ejemplo 10.000 €., posiblemente nos ofrezca 8.500 € o 9.000 €, bajo la presión de lo incierto del resultado de un procedimiento, la tardanza del mismo, y los riesgos y costes de acudir al Juzgado.

Deberá el afectado tratar el caso, con su Abogado en forma individual y personal, pues ¡Ningún asunto es igual a otro!

¿Cuántas cuotas afectadas por la cláusula suelo nula puedo reclamar? ¿Se puede hacer aunque sean “antiguas”?

Se podrán reclamar todas, en principio cualquiera que sea su “antigüedad”, más teniendo en cuenta que los momentos que pudieron dar entrada a la aplicación desviada de la cláusula suelo, se iniciaron en los años 2.008/2.009, en que el euríbor bajó considerablemente.

¿Cuánto tiempo tengo para reclamar?

No debe ser motivo de preocupación. Existe tiempo sobrado. No obstante cuanto antes lo haga mayor garantía tendrá de estar en plazo, sea cual sea el cómputo del mismo, si es que hubiera lugar a computar. (Se omite la explicación de cómputo de algo que es “nulo”, pues no es esa la finalidad de esta guía).

De todas formas el Real Decreto-Ley que lo es de 20 de Enero del 2.017, disponía que entraría en vigor al día siguiente de su publicación en el B.O.E. (21), y que las entidades tendrían un mes para adaptarse o preparar un “sistema interno” de tratamiento de las reclamaciones, por lo que aunque se presentaran de forma inmediata las reclamaciones, se entenderán como presentadas en la veintena del mes de febrero de 2.017.

¿Si he terminado de pagar la hipoteca podré reclamar?

Sí. La entidad de crédito le ha cobrado unas cantidades indebidas que deberá devolverle si la cláusula suelo es nula.

¿Si he “entregado” el inmueble en dación en pago podré reclamar?

Sí, en términos generales, aunque habría que estudiar el acuerdo de dación en pago.

Cuando se produce una dación en pago, por regla general, la entrega de la finca, “darla”, lo es para “pagar” (de ahí dación en pago) una deuda concreta, en este caso, seguramente, lo que se debiera de capital e intereses. Ocurrirá por tanto que por intereses se debería menos, si es que han sido tenidos en cuenta, con lo que nos tendrán que devolver la diferencia.

Si no han sido tenidos en cuenta, igualmente deberán devolvernos lo que se haya pagado de más.

¿Si me han dejado de aplicar la cláusula suelo, desde un momento determinado contra mi firma de no reclamar lo anterior, podré no obstante reclamarlo?

Nuevamente nos encontramos ante supuestos que deben ser tratados uno por uno, con ayuda y asesoramiento de un Abogado.

En mi opinión sí. Ello por varios motivos, entre los que se encuentran que no se puede contratar sobre lo inexistente y nulo, y que por los mismos motivos que la cláusula suelo puede ser nula, lo podrá ser tal acuerdo de no reclamación de lo anterior.

¿Y si ya estoy reclamando judicialmente?

Afectado y entidad podrán solicitar de mutuo acuerdo la suspensión del procedimiento, y someterse al mecanismo de reclamación que se está comentando.

¿Si recupero alguna cantidad tendré que pagar por ella a Hacienda?

Por una parte las cantidades recobradas no se integrarán en la Base Imponible del Impuesto de la Renta (digamos que no se considera ingreso) pero si se hubieren deducido habrá que “quitar esa deducción” de los periodos afectados, que no estuvieren prescritos respecto de Hacienda.

Muy importante

Si opta por minorar el capital pendiente de pago del préstamo, en lugar de percibir en dinero, no se aplicará siquiera lo que acabamos de decir. Parece por tanto que el Estado está orientando la cuestión a que el afectado opte por esta solución.

De todas maneras, de la misma forma que decimos que es conveniente que consulte con un Abogado, su derecho a reclamar y el montante de la posible recuperación, en este caso, que lógicamente se producirá en un momento posterior, debemos aconsejar que consulte con un Asesor Fiscal.

Se finaliza por ahora, el somero recorrido por el Real Decreto-Ley, aunque ya habíamos dicho que ese caminar se irá integrando según vayan surgiendo incidencias y nuevas dudas derivadas de su puesta en marcha y aplicación, pero todavía quedan por afrontar unas pocas cuestiones.

¿Lo aquí dicho es aplicable para otro tipo de préstamos?

En mi opinión el cauce del Real Decreto-Ley, no será obligatorio para las entidades de crédito, aunque nada obsta a que se aplique analógicamente a otros supuestos.

En cualquier caso lo importante es que otro tipo de préstamo, que tenga también cláusula suelo, y que la misma sea nula, por las mismas razones que en el caso de hipotecas inmobiliarias, podrá dar lugar a recuperar las cantidades abonadas de más en relación con la cláusula suelo.

¿Qué puede costar el Abogado?

Los Colegios de Abogados, suelen tener un baremo orientativo y no vinculante, del valor de las actuaciones profesionales de los Abogados.

Como se dice no son baremos vinculantes, por lo que se podrá acordar con el Abogado, los honorarios.

De todas formas tenga en cuenta que de tener que acudir al Juzgado deberá contar también con Procurador, por lo que cualquier presupuesto, aunque sea aproximado, deberá consultarlo con el Abogado.

En cualquier caso desconfíe de “los duros a tres pesetas” que en terminología moderna, serían “euros a treinta céntimos”.

De tal forma, y por ser una materia susceptible de ello, el “baremo” podría sustituirse bien por un porcentaje sobre las cuantías recuperadas, bien por un sistema mixto, un fijo y un variable. Un sistema mixto normal podría ser:

  1. Fijo.- Consulta, escritos y gestiones extrajudiciales, (o lo denominado apertura de expediente) sobre 100 €. Más I.V.A., descontables además de la cantidad que se obtuviere, si es que ello ocurre.
  2. Variable.. Un porcentaje de entre el 10 y el 15 % más I.V.A. de lo que se recuperara.

Lo anterior es meramente orientativo, pues deberá comentarse con el Abogado a la vista del caso concreto, si hay finalmente juicio o no, qué ocurre con los honorarios del Procurador, qué ocurre si hay costas a favor, y un largo etc.

No se justifica por tanto prescindir del asesoramiento de un Abogado.

Todo lo dicho hasta ahora se reduce en dos líneas

  1. No se trata de que exista cláusula suelo, sino que la misma sea nula, pues si no lo es no tendremos derecho a devolución.
  2. Consulte su caso concreto con un abogado de su confianza, con el que podrá tratar pormenorizadamente su caso concreto y exponer sus dudas.

Las dudas y extremos no contenidos en esta guía podrán ser objeto de tratamiento en los comentarios de esta entrada o en la dirección info@jccoabogado.com

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *